Consejos de comodidad y salud a bordo: ¿qué podemos hacer para tener una experiencia más cómoda y saludable mientras viajamos?

Chárter privado / Consejos de comodidad y salud a bordo: ¿qué podemos hacer para tener una experiencia más cómoda y saludable mientras viajamos?

Cambiar idioma: enEN (Inglés) pt-brPortuguês (Portugués, Brasil) esEspañol

Los viajes aéreos tienen muchos objetivos diferentes, como el ocio, el trabajo y otras actividades. Sin embargo, cuando volamos de forma regular y generalmente a grandes altitudes, nuestro cuerpo tiende a reaccionar de manera diferente a lo que estamos acostumbrados.

Dentro de una aeronave estamos confinados a un espacio pequeño, seco, vibrante, ruidoso y a menudo presurizado (común en aviones de alto rendimiento y turbohélices, donde la cabina se bombea con aire para mantener la atmósfera y la densidad más similares a las condiciones en el terreno). Nuestro cuerpo sufre con la diferencia de los ambientes, incluso cuando vuela en un avión grande y moderno, y aún más cuando vuela regularmente.

Los efectos secundarios, como el desfase horario en los viajes de larga distancia, donde el cambio constante de las zonas horarias confunde nuestro reloj biológico y, en consecuencia, afectan nuestra salud, son perjudiciales para nuestro cuerpo. Una vez que comprenda estos problemas, ¿cómo puede minimizarlos y a menudo evitarlos? Lea esta lista con consejos y sugerencias para ayudar a que su próxima travesía aérea sea más agradable.

King Air B200 GT

Ruidos fuertes

Muchos aviones de alto ruido tienen auriculares para que los pasajeros puedan comunicarse entre sí y eliminar parte del ruido de la cabina. Sin embargo, si vuela en un avión que no tiene auriculares, considere invertir en un buen auricular con cancelación de ruido, como los modelos BOSE o SEINHEISER (valores que van desde US $ 200 a US $ 500 *).

Ambas marcas cuentan con cancelación activa de ruido, que, una vez conectado, aísla el sonido proveniente de los motores y brinda más tranquilidad para relajarse o trabajar. También son muy cómodos y se adaptan fácilmente al tamaño de la cabeza. Los modelos pueden fabricarse con cuero, espuma y aluminio, lo que los hace ligeros y fáciles de usar incluso para dormir. * Precios promedio en 2019 para modelos con cancelación de ruido.

Aire seco

Al alcanzar grandes altitudes, la aeronave a menudo no tiene mucha humedad y el aire que ingresa a la cabina es seco y frío. Las aeronaves modernas tienen cabinas de calefacción de aire y sistemas de humidificación, pero si volamos en un vuelo comercial o en una aeronave más pequeña, debemos asegurarnos de mantenernos hidratados. Recuerde beber agua regularmente durante todo el vuelo y usar constantemente cremas hidratantes. Los viajes muy largos tienden a resecar la piel, los labios, los ojos y la mucosa de la nariz. Recuerde usar productos hidratantes, suero nasal y gotas para los ojos a intervalos de 3 a 4 horas, para minimizar los efectos de la sequedad.

Músculos adoloridos

Los viajes intercontinentales que duran de 8 a 12 horas pueden ser agotadores para las piernas y el cuerpo. Para evitar lesiones en los músculos, dado que pasamos mucho tiempo sentados, levántese a diferentes intervalos durante todo el viaje. Si es posible, camine alrededor de la cabina cada 2 a 3 horas y estírese. Intente estirar las piernas y los brazos y párese de 10 a 15 minutos para mejorar la circulación. ¡Esta práctica puede marcar la diferencia cuando regrese a su asiento, dejándolo con energías renovadas para volver al trabajo o terminar esa película!

Presión interna de la cabina

Como se mencionó anteriormente, muchos aviones tienen un sistema interno de presurización para mejorar las condiciones atmosféricas de la cabina y la circulación de oxígeno para todos a bordo. En los aviones comerciales, existe una limitación de la presurización debido a las grandes dimensiones de la aeronave, lo que hace que la cantidad de oxígeno en la cabina sea menor que en el suelo. En caminos aéreos como este, el viaje puede ser extremadamente agotador. Por lo tanto, recuerde al volar largas distancias elegir un avión con baja “ALTITUD DE LA CABINA”. La presurización será mayor, manteniendo la condición de la cabina aún más similar a la condición atmosférica del suelo y, en consecuencia, haciendo que el vuelo esté más tranquilo y los pasajeros más relajados.

Llegar renovado a su destino no tiene precio cuando viaja por negocios o placer, y le permite prepararse para sus tareas, lo que le ahorra un largo período de descanso después del vuelo.

Presión del oído

Uno de los mayores problemas que podemos tener en un avión presurizado es BAROTRAUMA, un trauma causado en el oído medio por la diferencia de presión, que, en algunos casos, puede conducir a la sordera. ¿Cómo evitarlo? Podemos comenzar con la simple decisión de no volar con vías aéreas congestionadas, ya que la acumulación de flema en la nariz y el oído puede causar un dolor extremadamente fuerte y provocar problemas graves.

Si es necesario volar, se recomienda el uso de descongestionantes y medicamentos nasales (importante: consulte a un médico antes de usar medicamentos). Además, también se recomienda evitar sonarse la nariz con demasiada fuerza en un intento de desatascarla, ya que esta acción puede generar más presión y empeorar la situación. Si siente una diferencia de presión al momento del despegue y aterrizaje, recuerde mantener la calma y hacer movimientos ligeros con la mandíbula, abriendo y cerrando la boca. De esta manera igualará la presión del oído medio con la presión de la cabina.

Si está volando con un niño o un bebé, la diferencia de presión se percibe por el gesto del niño de llevarse las manos a los oídos, esto puede aliviarse con la ingestión de líquidos, como biberones, estimulando el movimiento con la boca.

Jet lag

Quizás el mayor villano de los viajes largos es el jet lag, responsable de una fatiga enorme. Cruzar a través de 3 o más zonas horarias y llegar al destino final durante el día cuando su cuerpo siente que debía ser de noche, puede tener grandes consecuencias para su salud. Si alguna vez ha pasado por este escenario, entonces sabe lo incómodo que puede ser.

Se puede evitar el desfase horario con cambios simples durante el viaje, como evitar dormir durante el vuelo. Intente descansar en la hora local por la noche y evite pasar su primer día en la cama si llega por la mañana. Cuando llegue, báñese bien y salga a ver la ciudad, camine, coma a la hora local y evite comer entre comidas. También recuerde beber mucha agua e intentar no usar medicamentos para inducir el sueño o la vigilia, lo que puede afectar su cuerpo y dificultar la adaptación a la nueva rutina local.

Consejos simples como estos pueden ayudar a que su viaje sea más cómodo y relajante. De esa manera, llegará a su próximo destino listo para cualquier experiencia que se le presente.

Sobre el Autor

Alison Basso es piloto y miembro de la tripulación de A32F. En la profesión piloto desde 2015.


Our Services: Chárter privado

See also